Si eres de los que hablan con tu perro, enseñar el «No» es algo de lo que ya probablemente te has encargado.

Si no es así, es un comando fundamental para que entienda perfectamente qué le quieres decir y construir
bien vuestro código de comunicación.

¿Para qué sirve enseñar el «No» a tu perro?

El “No” es la palabra clave que se debe enseñar en la comunicación. Con este comando, le avisas que no debe hacer algo de una forma clara y sencilla. Servirá para alertarle que algo no se hace pero sin llegar a regañarle ya que todavía no lo ha hecho.

Cuando lo ha hecho, yo utilizo la palabra Mal de forma mucho más enérgica y tajante como forma de regañar.

En este comando “No” lo puedes usar con dos tipos de tono para darle dos informaciones: con un tono normal indica que le estás alertando, mientras que con un tono un poco más alto le indicas que no quieres que haga eso (pero siempre antes de que lo haga)

Yo uso el No de tono más bajo cuando veo que se acerca a algo que no quiero que coma (las conozco y sé que lo harían) y el No de tono más alto cuando veo claras las intenciones y sé que no me van a gustar a mí. 

Este comando se puede enseñar desde cachorro para evitar que te muerda cuando están cambiando la dentadura, para enseñar donde no se debe hacer sus necesidades dentro de la casa o para ir practicando el autocontrol.

¿Cómo enseño el No a mi perro?

No en tono bajo

Mantén a tu perro en una posición cómoda y ponle delante algo que sabes que no se va a pode resistir. Un ejemplo puede ser dejar algo de comida a su alcance, un juguete nuevo o dejarle el hueco libre para que se suba al sofá mientras no miras.

Una vez tengas claras sus intenciones y sepas cuanto es el momento que lo va a hacer, debes decirle en tono normal el No.

No te preocupes si las primeras veces no entiende tu no, sigue intentándolo hasta que se te quede mirando y comience a pensar por sí mismo.

 

Cuando hayas conseguido que no lo haga, que no se te olvide premiarle con sus caricias favoritas o su snack favorito para que entienda que ha hecho bien en no hacer la acción.

Prueba cuando tu perro esté desprevenido este mismo ejercicio y vuelve a repetirle el No de la misma forma.

Enseña el No a tu perro

No en tono más fuerte

Para enseñarle el No de tono más fuerte, prohibitivo, debes buscar una acción que sea mucho más importante que no haga para que no solo avises, sino que prohibas y él lo entienda claramente.

Del mismo modo, la primera vez debes dejar que tu perro lo haga para usar el No fuerte y que deje de hacerlo. Tu perro sabrá detectar tu tono de enfado y no volverá a hacerlo.

Puedes usar este comando para hacer pequeñas correcciones a tu perro, que no tire de la correa en el paseo, que no se acerque a ese trozo de pan lleno de hormigas en el césped o que no vaya a oler las heces de otro perro cuando las está depositando.

Otra opción para que note la diferencia entre el No que es más tranquilo y el No de prohibición, es seguir hablándole con palabras en el mismo tono después del No. “No cojas el pájaro, déjale que está comiendo”.

Intenta usar diferentes palabras para significados distintos ya que puede confundir a tu perro y causarle inseguridad y sobre todo, intenta que en tu ambiente todos utilicéis los mismos comandos.

¿Vosotros usáis el No para este tipo de acciones?

Comentarnos!

Un abrazo y lametón perruno.

 

Si te gusta el contenido: No te olvides de compartirlo en tus redes sociales y suscribirte al Blog.

Además te puedes descargar nuestra guía

“Tips para trabajar la ansiedad con tu pero”

DESEO SUSCRIBIRME AL BLOG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.