Practica el autocontrol con tu perro, no lo dejes de lado ya que es una práctica sana para su bienestar.

Hace varias semanas nos llevamos un susto grande con Swing. Saliendo de casa, nos encontramos con un perro grande y negro que no conocíamos y al cual Swing ladró y persiguió muy efusivamente.

Nosotros fuimos los primeros en tardar de reaccionar ya que no esperábamos ese comportamiento de Swing, pero pronto la tranquilizamos.

Finalmente quedó en un susto, pero esperamos que no se vuelva a repetir y estamos tomando medidas para ello.

Creo que practicando el autocontrol con Swing podremos evitar este tipo de conflictos ya que ella sabrá gestionar mejor sus emociones.

Cómo practicar el autocontrol con tu perro

Lo primero que debemos saber es diferenciar autocontrol de control. 

El autocontrol es la capacidad que tiene tu perro de controlarse así mismo, mientras que el control es la voluntad que ejerce otra persona sobre tu perro.

Si yo le digo quieto a mi perro antes de ponerle la comida le estoy controlando, pero si mi perro se queda quieto solo mientras le pongo la comida, se está controlando él mismo.

Los ejercicios que podemos practicar con nuestro perro son sencillos, ideales para poderlos hacer en cualquier momento y no necesitamos comprar nada.

Para hacer estos ejercicios, debemos seguir la secuencia que os comentábamos en este post de Comenzar adiestrar a tu perro.

Nombre del perro + ofrecer señuelo + esperar a que se calme + dar premio + felicitaciones

Ejercicio 1: Dar el premio cuando se calme

El ejercicio más fácil que tenemos, es sostener en la mano un premio que le guste y mostrárselo en la trufa. Cuando deje de insistir en querer comérselo, podremos dárselo y volver a practicar de nuevo el ejercicio. A la tercera o cuarta vez que lo hagamos, tu perro empezará a comprender que no debe lanzarse a por él.

Autocontrol con perro

Una variante de este ejercicio, es posarlo en el suelo y cuando se vaya a acercar, quitarlo y volver a comenzar. Nosotras lo hemos hecho varias veces hasta que me mira y suspira. También puedes probar y hacerlo con un juguete que les guste mucho.

Con la variante que os comento arriba, se puede trabajar también con su plato lleno de comida. Para todos los perros que se ponen a saltar, a subirse encima o a ponerse nerviosos, podréis trabajar el autocontrol de esta manera.

Ejercicio 2: Salir al paseo.

Si tu perro es de los que ve la correa y se pone nervioso a saltar y no dejarte salir. Debes trabajar el autocontrol.

No puedes acostumbrar al perro a que cada vez que vayáis a salir a la calle tengas que pelear con él y vaya tirando de la correa sin dejarte respirar.

Los paseos deben ser relajados tanto para él como para tí y no ir bajo presión por miedo al entorno o a lo que pueda pasar porque tu perro no tenga autocontrol.

Una forma de trabajar el autocontrol a la hora de salir al paseo, es enseñar a tu perro a que solo sale cuando está tranquilo y relajado.

Practica el autocontrol con tu perro

De la misma forma, si al abrir la puerta de la calle tu perro empieza a tirar y saltar, vuélvela a cerrar y repite el ejercicio hasta que tu perro pueda permanecer sentado o tumbado con la puerta abierta hasta que tú le digas vamos.

Ejercicio 3: El timbre.

Tu perro se pone nervioso cuando llaman al timbre o vienen visitas. Para trabajar este comportamiento, necesitarás a alguien muy dispuesto a llamar al timbre muchas veces.

Cuando llamen al timbre y tu perro se ponga a ladrar o a saltar, espera hasta que se tranquilice solo y prémiale solo cuando esté tranquilo. Repite tantas veces el ejercicio hasta que veas que tu perro permanece tranquilo.

Para hacer estos ejercicios, debes tener paciencia y ser constante. Como todo lo que conlleva el adiestramiento, no se puede trabajar un rato un día y no volverlo a hacer nunca más.

Debes acostumbrar a tu perro a estar relajado y tranquilo en estos casos y poco a poco irá adaptándolo a sí mismo.

Estos ejercicios se pueden extrapolar a otras circunstancias, escribirnos y vemos como podemos trabajarlas

Nos vemos el próximo dia

Un saludo y lametón.

Si te gusta el contenido: No te olvides de compartirlo en tus redes sociales y suscribirte al Blog.

Además te puedes descargar nuestra guía

“Tips para trabajar la ansiedad con tu pero”

DESEO SUSCRIBIRME AL BLOG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.