Enseñar a tu perro a tumbarse para mantenerse tranquilo y relajado es una forma de poder ir con él a muchos más sitios.

Ahora que es época de terrazas, de largos paseos y mucha compañía, debes incluir a tu perro contigo.

Nosotros siempre que podemos las llevamos con nosotros y cuando preguntan ¿Qué tal se porta? No hace falta responder ya que lo ven por ellos mismos cuando se quedan tumbadas y tranquilas.

Cómo enseñar a tu perro a tumbarse

Para hacerlo más fácil, puedes partir desde la posición de sentado y aprovechar que ya tiene una parte posada para hacer que apoye el resto el cuerpo.

Forma 1: Con premios desde sienta

Una vez sentado, solo debes bajarle el elemento de guía (premio o juguete) hasta las patas, dejar que lo huela y luego alejárselo haciendo una línea recta.

Como enseñar a tu perro a tumbarse

Forma 2: Empujando desde la cruz

También partiendo desde la posición de sentado, puedes ayudarle a apoyar las patas delanteras haciendo presión hacia bajo en la zona De la Cruz.

Como enseñar a tu perro a tumbarse

Esta es una forma que puede parecer un poco brusca, pero si tu perro está acostumbrado al modelado con manos no tendría que costarle entenderlo.

Forma 3: Levantando las patas delanteras

Otra forma que os propongo consiste en tirar de las extremidades delanteras de tu perro hacia delante cuando esté en posición de sentado y apoyarlas en el suelo lentamente.

Como enseñar a tu perro a tumbarse

Forma 4: Empuje de patas exteriores

Desde la posición de pie, coger de las patas del extremo más alejado a ti y apoyarle en el suelo el cuerpo.

Para desarrollar este método, si es un perro pesado, tendréis que utilizar más fuerza ya que todo su peso caerá sobre vuestros brazos hasta que lo tumbéis.

Como enseñar a tu perro a tumbarse

Os recomiendo para estas dos últimas formas, hacerlo con perros que conozcáis y que sepáis que van a reaccionar en positivo.

Las dos últimas formas son más rápidas de conseguirlo, pero va a costar más que el perro se quede en esa posición durante tiempo.

Mi consejo: es que le enseñéis a través de la opción primera (con premio) para que el perro pueda entender qué se le está pidiendo y sea un aprendizaje positivo para él que le durará por más tiempo.

Tendréis que ser pacientes y no introducir el comando “tumba” o “tumbado” hasta que no lo haya asimilado. (Hecho varias veces antes)

Muchos perros pueden tardar en entenderlo un tiempo, a través de constancia y repeticiones todo se puede conseguir.

Os dejamos un listado de los lugares más dogfriendly de Madrid

Nos vemos el próximo día amigos

Un lametón perruno.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.