Una humana y dos perras: Elisabet, Pinza y Swing. Nos conocemos desde el 2013, pero sólo llevamos juntas desde 2015.

¿Quieres saber más?

ElisabetElisabet - Teckelhours Blog

Soy madrileña y apasionada de los perros. Siempre he vivido con perros en casa, pero hasta que no llegaron a mi vida (y a mi casa propia) Pinza y Swing, no entendí la realizad de tener un perro y preocuparte por su bienestar físico y emocional.De este modo, comencé a formarme en diferentes áreas como peluquería canina, adiestramiento y alivio del estrés en perros. Me encanta verles felices y equilibrados y por ello destino gran parte de mi tiempo a ello y ayudo a los demás a que consigan en sus perros el equilibrio y bienestar deseados.Actualmente estoy inmersa en continuar mi formación en masaje canino y como futuro proyecto me encantaría poder formarme en etología canina.

PinzaPinza - Teckelhours Blog

Soy una perrita Teckel de pelo duro muy remolona y juguetona. Me encanta estar tumbada, tomar el sol y comer las galletas que me hace mi humana. En algunas ocasiones corro con mi hermana Swing, pero me canso rápido ya que ella es puro nervio y corre más que yo.No me gustan los petardos ni las ambulancias ya que cuando pasan por mi lado lloro desconsoladamente y tampoco los cachorros (siempre que veo uno me escondo para que no venga a jugar)

SwingSwing - Teckelhours Blog

Fuí la última en llegar al grupo y también la más joven. Quizás por eso soy la más inquieta y deportista. Me encanta correr por el parque, jugar con cachorros y chupar a cualquier persona que se acabe de echar crema en el cuerpo. Destrozo mis juguetes, por lo que no suelo tener muchos y me dedico en mis ratos libres a tomar el sol y ladrar a quien llame a la puerta.Detesto comerme la piel del melocotón y entre mis logros están cambiar el tapizado del sofá y aguantar a Rumba (una amiga muy pesada)  Síguenos y aprende a disfrutar con tu perro

“Para disfrutar en verdad de un perro, no se debe tratar de entrenarlo para que sea semihumano.

El punto es abrirse uno, a la posibilidad de ser más perro”.
Eduard Hoagland